Blog

Embriones congelados mejoran implantación embrionaria

Embriones congelados mejoran implantación embrionaria

Embriones congelados mejoran la implantación embrionaria

Recientes estudios han demostrado que parece que hay una mayor posibilidad de implantación embrionaria en casos de pacientes a las que se realizó la transferencia embrionaria con embriones congelados en un ciclo posterior al de la estimulación ovárica.
Sin duda la transferencia embrionaria es una etapa fundamental del tratamiento, sin embargo, puede ser realizada utilizando embriones a fresco, que fueron fertilizados en laboratorio recientemente, así como utilizando embriones congelados, que son embriones que pasaron por el proceso de fertilización en laboratorio, pero fueron preservados en recipientes apropiados y congelados para ser transferidos en el futuro.

¿Cuáles son las ventajas de transferir embriones congelados?

En un tratamiento que no utiliza embriones congelados, los ovarios son estimulados por inyecciones hormonales que inducen la ovulación, pero que también causan diversos efectos colaterales en el organismo de la paciente, pudiendo, incluso, afectar la receptividad del endometrio en el momento de la transferencia de embriones, impidiendo que ocurra la implantación y, consecuentemente, la gestación. Esta situación es lo que los especialistas en reproducción humana denominan como fallo de implantación.

Sin embargo, en un tratamiento de FIV que utiliza la transferencia de embriones congelados, como no existe la etapa de recolección de óvulos, no hay la necesidad de administrar ningún medicamento hormonal con el objetivo de acelerar el desarrollo de los óvulos. Debido a esto, el organismo de la paciente no recibe una dosis alta de hormonas y el endometrio corre menos riesgo de volverse hostil al embrión que intentará implantarse allí.

En los casos en que la implantación del embrión es efectiva, en procedimientos tradicionales, las alteraciones hormonales uterinas pueden acabar dando lugar a los temidos abortos espontáneos o partos prematuros, generando bebés considerablemente menores que los demás. En una gestación en que se utilizaron embriones congelados, por no existir esta acción hormonal inusual para el organismo femenino, las gestaciones resultantes presentan menores posibilidades de abortos espontáneos así como los bebés nacidos son, en promedio, 253 gramos mayores que los demás.

Además, los tratamientos de fertilización que utilizaron embriones congelados en lugar de embriones frescos presentaron menores incidencias de preeclampsia, una condición seria relacionada con el aumento de la presión arterial de la gestante, que puede resultar en un aborto espontáneo.

A pesar de tener varias ventajas, sólo un experto en la reproducción humana puede confirmar si es un tratamiento viable FIV con embriones congelados o frescos, dependiendo de diversos análisis de la pareja. Por supuesto, que no siempre la congelación embrionaria será la solución única y aislada cuando nos encontramos con el fallo de implantación embrionaria, pero vale la pena ser considerado en este grupo de pacientes.

Back to the list





Programa Rusia-EEUU

Programa Rusia-Canada