Blog

Hiperprolactinemia: Síntomas, causas y tratamientos

Hiperprolactinemia: Síntomas, causas y tratamientos

¿Qué es la Hiperprolactinemia?

Hiperprolactinemia es una condición caracterizada por la elevación de los niveles de prolactina en la sangre. La prolactina es una hormona producida por la hipófisis, cuya función primaria es aumentar el desarrollo de las glándulas mamarias durante el embarazo e inducir la producción de leche materna después del parto.

Este problema ocurre en menos del 1% de la población general y en el 10 a 40% de mujeres con amenorrea secundaria (mujeres en edad fértil que dejaron de menstruar).

Hiperprolactinemia causas

Encontramos varias causas para la hiperprolactinemia, tanto fisiológicas y patológicas.

Causas fisiológicas

  • Embarazo y lactancia.
  • Estimulación manual de los pezones. 
  • Tensión física o psicológica. 
  • Recogida de sangre sin ser en ayuno. 
  • Efecto de medicamentos (estrógenos, antiandrógenos, fenotiazinas y butirofenonas, risperidona, domperidona, metoclopramida, sulpirida, cimetidina, metildopa, antidepresivos tricíclicos, opioides, cocaína).

Causas patológicas

  • Lesión en la pared torácica por cirugía o trauma, insuficiencia renal o hepática
  • Hipotiroidismo.
  • Tumor benigno de la hipófisis, productor de prolactina (prolactinoma) o no secretor. 

Generalmente no existe una prueba específica que ayude, con seguridad, a definir la causa de la hiperprolactinemia. Sin embargo, cuando los niveles de prolactina son superiores a 250 ng / ml, es probable que sea un prolactinoma o tumor benigno de la hipófisis, siendo esta probabilidad muy reducida si los niveles de prolactina son inferiores a 100 ng / ml. Cuando existe un tumor de la hipófisis con niveles de prolactina inferiores a 100 ng / dl, se trata muy probablemente de un tumor no secretor de prolactina. 

Tipos de prolactinomas

Los prolactinomas pueden dividirse en 2 grupos:

  • Microprolactinomas (más comunes en mujeres premenopáusicas), si el tumor es inferior a 10 mm
  • Macroprolactinomas (más comunes en los hombres y mujeres posmenopáusicas), cuando el tumor tiene dimensiones iguales o, superiores a 10 mm.

Cuando no se encuentra una causa fisiológica (estrés, medicamentos) para la hiperprolactinemia y el examen de imagen no muestra ningún tumor de la hipófisis, decimos que se trata de una hiperprolactinemia idiopática.

Signos y Síntomas

La hiperprolactinemia se manifiesta de forma diferente en ambos sexos.

Hiperprolactinoma en la mujer

El cuadro clínico es más expresivo y se caracteriza por irregularidad de las menstruaciones o incluso paro del flujo menstrual (amenorrea), salida de líquido lechoso por los pezones (galactorrea). Por otra parte puede haber dificultad para quedar embarazada(disminución de la libido (deseo sexual), dolor vaginal durante las relaciones sexuales (dispareunia) y, a medio plazo, una descalcificación de los huesos osteoporosis, debido a la reducción de los niveles de las hormonas femeninas (estrógenos).

Hiperprolactinoma en el hombre

La hiperprolactinemia, debido a su acción inhibitoria sobre la producción de la hormona masculina (testosterona) por los testículos, puede causar disminución de la libido, de la potencia sexual y / o infertilidad masculina

Diagnósticos

El diagnóstico se realiza mediante la determinación de la prolactina en ayunas.
El diagnóstico de la causa de la hiperprolactinemia se basa en la recolección de la historia clínica (la causa más frecuente de la hiperprolactinemia es la inducida por los medicamentos) y la interpretación de los análisis de la función renal, hepática y tiroidea. El diagnóstico de un prolactinoma o de un tumor hipofisario no secretor se realiza a través de una Resonancia Magnética o TAC de la hipófisis, obteniéndose con la resonancia magnética imágenes más detalladas.

Hiperprolactinemia tratamientos

El tratamiento de la hiperprolactinemia se dirige a la causa que la originó (por ejemplo: tratar el hipotiroidismo, retirar o sustituir los medicamentos responsables de la hiperprolactinemia). El objetivo del tratamiento es la resolución de los signos y síntomas causados ​​por la hiperprolactinemia. Si la hiperprolactinemia no da ninguna sintomatología relevante clínicamente, no es necesaria la reducción de los niveles de prolactina.

El tratamiento de los prolactinomas es principalmente médico. Este tipo de tratamiento es eficaz en aproximadamente el 80% de los pacientes. Se puede optar por varias actitudes, dependiendo del tamaño del tumor, de la edad del paciente y de la sintomatología que presente.

Los microprolactinomas no necesitan tratamiento porque generalmente no tienden a crecer. Esta actitud es más frecuente en la mujer después de la menopausia, sin producción espontánea de estrógenos. En la mujer joven, el tratamiento médico es importante ya que la hiperprolactinemia inhibe la función ovárica y, consecuentemente, reduce la producción de hormonas sexuales femeninas, esenciales para la función reproductora y sexual, así como a una buena calcificación de los huesos.
Los macroprolactinomas deben ser tratados siempre debido a su tendencia al crecimiento.

Tratamiento con medicamentos: Los medicamentos son altamente eficaces en la reducción de los niveles de prolactina y de las dimensiones del tumor en pocos días o semanas. Con la reducción de los niveles de prolactina y la reducción del volumen del tumor, hay la reaparición de las menstruaciones en la mujer, mejora de la fertilidad, de la función sexual, de las cefaleas y de la visión en ambos sexos. Este tratamiento debe considerarse, en la mayoría de las situaciones, como una terapia crónica. Los efectos secundarios más frecuentes son las náuseas, vómitos, cefaleas y mareos, que se reducen al mínimo cuando se inicia el tratamiento con una dosis baja y se aumenta progresivamente a lo largo de semanas.

Cirugía: Generalmente este tratamiento sólo se utiliza como forma de recurso para los casos que no responden al tratamiento médico o con intolerancia a la medicación y en situaciones de urgencia para grandes tumores que están asociados al compromiso de la visión. Esta modalidad terapéutica está indicada como de primera línea en los tumores de la hipófisis no secretores de prolactina.

Radioterapia: Este tratamiento sólo muy raramente se utiliza en este tipo de tumores, estando indicado en las situaciones en que los tratamientos médico y quirúrgico fallaron o no fueron posibles.

Hiperprolactinemia y Embarazo

Cuando las mujeres con hiperprolactinemia desean quedarse embarazadas, deben seguir tomando los medicamentos que bajan la prolactina hasta que logren ese objetivo. Una vez que sepan que están embarazadas, deben informar a su médico. Hasta ahora, no se han notificado malformaciones o alteración del desarrollo de los bebés en las mujeres que han tomado medicación para la hiperprolactinemia.

En los microprolactinomas, el tratamiento generalmente se interrumpe, ya que el riesgo de crecimiento de estos tumores durante el embarazo es inferior al 5%, lo mismo no ocurre con los macroprolactinomas. La vigilancia de la embarazada se basa en las eventuales manifestaciones clínicas que pueden aparecer (cefaleas, alteraciones de la visión) y en la interpretación de exámenes de oftalmología (campos visuales). En raras ocasiones, es necesario realizar un examen de imagen a la hipófisis, que en el embarazo está limitada a la resonancia magnética. La determinación de la prolactina como valor pronóstico carece de interés porque los valores normales en el embarazo se pueden sobreponer a los del prolactinoma.

Back to the list





Programa Rusia-EEUU

Programa Rusia-Canada