Blog
Cómo afecta la infertilidad a la pareja

Infertilidad y problemas de pareja

Para convertirse en madre es necesario tiempo, paciencia y relajación. Es necesario estar en sintonía y armonía consigo misma y con la pareja.
Es necesario establecer una planificación para no actuar de forma precipitada, pero también reconocer el momento de buscar ayuda profesional para optimizar la fertilidad. Pero, ¿qué pasa cuando la gestación no llega?

La infertilidad puede llevar al desaliento, la inquietud y la angustia emocional. En algunos casos, la dificultad para tener un bebé inevitablemente afecta la relación conyugal e interfiere en la calidad de vida. Es posible que la pareja se sienta incapaz e impotente. Sin embargo, en este asunto no hay un "culpable" y el problema debe ser enfrentado por la pareja.

Aunque la infertilidad es algo temido por muchos, esta dificultad debe ser encarada de frente, con coraje, apoyo, complicidad y compañerismo, superando obstáculos y buscando la mejor forma de alcanzar la gestación.

Los problemas de fertilidad casi siempre traen la culpa

Cuando el marido y la mujer pasan por ese tipo de problema, empiezan a sufrir estrés e inseguridad. El hombre, generalmente, tiende a estar más preocupado y sacudido en la relación conyugal y sexual porque muchos confunden capacidad de reproducción con sexualidad. Para la mujer, el hecho que más pesa es la idea de que ella es incapaz de generar un niño.
A partir de ahí, esa dificultad lleva a la pareja a experimentar sentimientos de culpa, sea para ambas partes o sólo una - que cree estar fallando con su pareja, llevando incluso a la posibilidad de una separación. Sin embargo, es necesario que la pareja se una en esa batalla, sabiendo que ese tipo de pensamiento debe ser excluido. Un buen diálogo con un especialista atento a estos factores puede ayudar en el control de este sentimiento 
Algunas veces un psicólogo podrá ayudar a la pareja a encontrar el punto de equilibrio para seguir adelante en la trayectoria de tener hijos!

¿Por qué la infertilidad afecta tanto a la pareja?

Como muchas veces la culpa entra en la relación, los cónyuges van perdiendo la relación sana. La pareja disminuye el diálogo y buscan huir de la zona de confort, alejándose cada vez más, pues no quieren tocar el asunto. Y eso perjudica (y mucho) la armonía de la pareja, pudiendo interferir en los resultados del tratamiento de la infertilidad
La comunicación y la afinidad son esenciales para que una relación se mantenga agradable. Este compañerismo es fundamental para que la pareja enfrente el problema juntos. Por lo tanto, cultivar la armonía y la comunicación es primordial en esta lucha. Ambos deben exponer y respetar sus sentimientos, sus dudas y miedos. Además, es necesario que haya conversaciones francas en busca de solución y estrategias, así como discutir cuánto afecta la relación y la vida de cada uno.

Las finanzas también se resienten

Una decisión de iniciar un tratamiento de fertilidad debe ser analizada con cariño - y el marido y la mujer necesitan estar de acuerdo. Es importante recordar que tanto cuestiones emocionales y sociales como financieras están en juego también.
Una consulta con buenos especialistas y la realización de tratamientos adecuados pueden costar un precio elevado. Por eso, hay que conversar y definir hasta cuánto pueden pagar y si están dispuestos a invertir en esos procedimientos.
Es imprescindible ese diálogo previo para definir los gastos financieros, evitando así una crisis conyugal.

Consejos

  1. Buscar unirse aún más. La unión hace la diferencia en esa batalla. La pareja se fortalece y auxilia el uno al otro en los momentos de desánimo, aumentando las posibilidades de éxito y trayendo consuelo a lo largo de la trayectoria para tener un bebé.
  2. Acudir a un especialista para averiguar cuál es el problema ya que dejar que los descontroles emocionales agraven la situación no es la mejor opción. Encontrar un profesional de confianza en una clínica de buena reputación práctica y científica. El especialista orientará sobre todas las opciones de tratamiento disponibles, incluyendo paso a paso, tecnologías científicamente comprobadas, tasas de éxito de cada procedimiento, así como posibles complicaciones. La planificación y la individualización del tratamiento son fundamentales, pues cada pareja tiene particularidades que exigen estrategias específicas. El médico puede ofrecer la actuación de equipo multiprofesional (psicólogos, nutricionistas, profesionales de la educación física) como una de las estrategias para aumentar la oportunidad de alcanzar el tan soñado positivo.
  3. No dejar que la presión social interfiera en la relación. En varias ocasiones, los amigos y familiares podrán tocar el tema y lo ideal es estar preparados para lidiar con ellos juntos y tranquilamente. 
  4. Definir cuánto tiempo y recursos están dispuestos a invertir: las cuestiones financieras también deben analizarse a la hora de decidir sobre la realización del tratamiento. Muchas parejas se sacuden cuando, en los primeros intentos, no obtienen resultados satisfactorios y perciben que necesitarán desembolsar aún más. Por eso, la planificación y orientación sobre tasas de éxito de los procedimientos de reproducción humana son fundamentales para evitar trastornos.
  5. Cuidados de la salud: Además de buscar ayuda profesional, cuidar de la salud también es imprescindible en ese momento. Varios casos de infertilidad se dan por algún tipo de problema más común, como obesidad, sedentarismo o malos hábitos. Es recomendable controlar el consumo de azúcar, grasas y productos industrializados. Además, practicar deporte, caminar, etc. - lo importante es combatir el sedentarismo.
  6. Otro punto muy importante es mantener buenos hábitos . Evitar fumar, tomar, drogas o bebidas para que tenga mayores posibilidades de tener un bebé, pues ese tipo de sustancia perjudica la salud y disminuye las posibilidades de éxito de los tratamientos.


Back to the list




Programa Rusia-EEUU

Programa Rusia-Canada