Blog
Control de la madre subrogada durante el embarazo

Gracias a los innumerables avances tecnológicos y médicos en el ámbito de la reproducción asistida hoy en día se puede afirmar con total seguridad que a pesar de la infertilidad muchas personas pueden cumplir su sueño de ser padres. En la actualidad, la medicina sigue perfeccionando las diferentes metodologías de los procedimientos de reproducción asistida con el fin de que el embarazo deseado se consiga en los primeros intentos, y con ayuda de medicamentos menos intensos. 

Seguimiento del embarazo de la madre subrogada

En el caso de la madre subrogada el seguimiento del embarazo es la pieza clave para que todo el programa de gestación subrogada pueda sucumbir con éxito. Para ello es necesario contar con el apoyo y colaboración de los mejores profesionales del sector: médicos, psicólogos y abogados. A menudo, los padres biológicos incluyen en el contrato con la madre subrogada (o con la agencia encargada de elegir a la madre subrogada) clausulas en las que prefieren evitar tener una relación con la mujer que gesta a su hijo. En estos casos, la maternidad en la que la madre subrogada dará a luz, debe tener la posibilidad de realizar la separación de la gestante y el niño al momento del parto.

Si el parto ha sido fácil y rápido, la madre subrogada debe recuperar su salud entre 3 y 5 días, recibir procedimientos especiales, disminuir la lactancia con ayuda de medicamentos y estar bajo observación médica. Igualmente el niño junto con sus padres biológicos deberá permanecer unos 4 o 5 días en la maternidad para que los neonatólogos puedan asegurarse de su bienestar, realizar las vacunas pertinentes, curar el corte del cordón umbilical y realizar las típicas rutinas de cualquier recién nacido.

En casos poco comunes, la madre subrogada desarrolla un lazo emocional de manera natural hacia el infante. Para facilitar la etapa de transición después del parto, el asesoramiento y apoyo psicológico proporcionado por especialistas no solo fomenta un parto saludable, sino que también procura el bienestar de todos los involucrados.

Esto se extiende hasta los padres genéticos, ya que en ocasiones no están del todo preparados para el nacimiento del niño por la disociación emocional de no haber experimentado el desarrollo intrauterino de forma física y personal. Los médicos ayudarán a la pareja a hacerse con la idea de tener un nuevo miembro en la familia y les enseñará las etapas más importantes de su cuidado.

Back to the list




Programa Rusia-Canada