Blog
Embarazo detenido causas y síntomas

¿Qué es el embarazo detenido?

Un embarazo detenido es una de las cosas más trágicas que pueden ocurrir en la vida de una mujer y es bastante frecuente en madres primeriza  De esta forma se denomina la muerte embrionaria, ocurre más a menudo en el primer trimestre, antes de las 14 semanas. Durante el segundo y tercer trimestre solo ocurre en casos muy excepcionales. Esta es una de las causas por la que el primer trimestre se considera crítico. Un embarazo detenido se da en un 13% de casos. Normalmente la mujer no se da cuenta de que el embrión ha detenido su desarrollo, los primeros síntomas aparecen pasados 12-17 días, hasta que comienza el desprendimiento del mismo. Al final se da un aborto involuntario cuando el cuerpo rechaza el embrión, en algunos casos el feto fallecido se queda dentro del útero.

Cual es la causa de un aborto detenido

Esta patología puede estar causada por enfermedades infecciosas crónicas de uno de los padres, incluyendo las de carácter sexual, como la clamidiasis, micoplasmosis, etc. Enfermedades somáticas crónicas, desajuste hormonal, diferentes enfermedades del sistema reproductivo femenino (endometriosis, poliquistosis, erosiones). Otra de las causas es la incompatibilidad inmunológica entre el bebé y la madre. Tampoco hay que descartar las condiciones ambientales adversas, patologías autoinmunes o los malos hábitos de ambos padres.

Por desgracia incluso las parejas que no sufren ninguna de las situaciones anteriores pueden encontrarse con esta realidad. A menudo las causas de un embarazo detenido son las anomalías genéticas y cromosómicas del feto, ingestión de antidepresivos por la embarazada, antibióticos o incluso un fuerte estrés.

No hay que buscar culpables en lo ocurrido. En la mayoría de los casos los embriones con malformaciones son los que detienen su desarrollo. Hay que comprender que la naturaleza es sabia y es posible que haya detenido el desarrollo de un bebé que no tenía posibilidades de sobrevivir.

Cuales son los síntomas de un aborto detenido

El método más seguro para diagnosticar un embarazo detenido es un estudio por ultrasonido que determine la ausencia del ritmo cardíaco del embrión. Pero a veces las futuras madres pueden diagnosticarse el embarazo detenido. Si observan secreciones con sangre, dolor en la parte baja del abdomen o en los términos más avanzados la falta de movimiento del bebé.

Si la embarazada no acude al médico a tiempo y el feto fallecido se queda mucho tiempo en el útero es posible que empiece una intoxicación acompañada por dolores y fiebre y que dé paso a la sepsis. Si ocurre un aborto natural sería necesaria la intervención del médico.

Si se desconoce la causa exacta que ha llevado a la detención del embarazo los padres deben pasar por una serie de análisis. Lo primero es asegurarse de que no hay ninguna enfermedad de transmisión sexual, o tratarla si es descubierta. También será necesario un estudio por ultrasonido y un análisis de sangre para que el médico pueda valorar el nivel hormonal de la mujer. Si fuese necesario, determinar el cariotipo de ambos progenitores y la compatibilidad del grupo sanguíneo.

Los médicos recomiendan volver a intentarlo pasado al menos medio año desde el embarazo detenido. En este tiempo se pueden tratar las causas o prevenir la repetición de esta patología. Si este tipo de aborto natural se repite más de una vez será necesario tratarlo y valorar si es necesario llevar a cabo alguna técnica de reproducción asistida como fecundación in vitro, inseminación artifical o gestación por sustitución.

La mejor prevención es un modo de vida sano y visitas regulares al ginecólogo y es poco probable que un embarazo detenido ensombrezca su vida. 

Back to the list




Programa Rusia-Canada