Blog
¿ Por qué el IMSI mejora la tasa de embarazo en reproducción asistida?

IMSI: una técnica que mejora la tasa de embarazo

El método IMSI (inyección intracitoplasmática de esperma morfológicamente seleccionado) consiste en introducir dentro del óvulo un espermatozoide seleccionado previamente. Las posibilidades de éxito después de este método de reproducción asistida alcanzan un 90-95%.

El uso de la tecnología IMSI permite reducir considerablemente los abortos espontáneos. Gracias a él se reducen los riesgos de que el niño desarrolle anomalías congénitas. IMSI se parece al método ICSI pero durante este procedimiento se realiza una selección más exhaustiva entre los espermatozoides.

¿Quién debe utilizar el método IMSI?

No todos los pacientes deben acudir a este método para tratar la infertilidad ya que la mayoría de las veces al realizar una fecundación in vitro estándar la mujer logra concebir.

Por tanto se ha de recurrir a este método en los siguientes casos:

  • Intentos fallidos FIV, con utilización de ICSI (más de dos intentos)
  • Insuficiente calidad del esperma masculino
  • Abortos espontáneos después de las FIV con ICSI
  • Infertilidad de génesis indeterminada
  • Edad de los cónyuges, mas de 38 años
  • Embarazos parados durante los anteriores intentos FIV

Por otra parte se ha de tener en cuenta que no se van a conseguir resultados aplicando IMSI en los siguientes casos:

  • La concentración de espermatozoides en el esperma masculino es menor de 1 millón/1ml

  • La vida de los espermatozoides es reducida o si la calidad de los óvulos es mala (en este caso se recomienda acudir a una donante de óvulos).

¿En qué consiste la técnica de reproducción asistida IMSI?

En primer lugar se lleva a cabo una superovulación con ayuda de medicación hormonal , con el objetivo de estimular el crecimiento y el desarrollo de folículos. El proceso se sigue con ayuda del ultrasonido.

La punción de los folículos se realiza cuando estos tienen un tamaño de 18-24mm. El procedimiento dura cinco minutos y es transvaginal. Los óvulos obtenidos esperan su momento en la incubadora hasta el IMSI. El mismo día se recoge el esperma.

Durante horas el embriólogo prepara el esperma para el IMSI. Con ayuda del microscopio y de instrumentos especiales el médico selecciona espermatozoides maduros, con gran movilidad y buena morfología. Los elegidos se inyectan directamente en el óvulo. Durante 50-120 horas los óvulos fecundados crecen en un ambiente específico.

Después lo embriones se transfieren al útero de la mujer. Las siguientes tres semanas se necesitará reposo tanto físico como emocional. Pasado un tiempo se podrá conocer si hay embarazo o no.

¿Conociáis este método? Esperamos vuestros comentarios


Back to the list




Programa Rusia-EEUU

Programa Rusia-Canada