Blog
¿Qué hacer ante una transferencia de embriones negativa?

Beta negativa y embarazo

En el momento en el que se lleva a  cabo la transferencia de embriones siempre tenemos la esperanza de que la betaespera será positva. De hecho, suele ser el final de varios meses de gestiones, nervios y trabajo: la donación de óvulos o esperma, la elección de la madre gestante, los contratos con los abogados, la medicación… Todo esto queda atrás para iniciar la segunda fase del proceso: el embarazo. Pero no siempre la transferencia de embriones suele funcionar en el primer intento, con lo que hay que estar preparados ante una beta espera negativa. En este caso, el asesoramiento tanto de la agencia de maternidad subrogada como de la clínica de reproducción asistida es vital.

¿Cuáles son las causas principales de una beta negativa?

Existen algunas causas que pueden explicar el resultado negativo en la transferencia embrionaria:
  • Problemas uterinos: si existe algún tipo de problema en el útero como polipos, miomas, etc. puede hacer que el embrión no se implante correctamente. Por eso es muy importante antes de realizar la transferencia es de suma importancia poder descartar cualquier patología.
  • La calidad de los embriones que se han transferido. Esta es una de las tareas principales del embriólogo seleccionar los mejores embriones basándose en criterios como el número, forma y distribución de las células del embrión. No obstante a pesar de estos estudios, no siempre es garantía de éxito, ya que pueden existir anomalías cromosómicas posteriores. Es por ello que aquellos casos en los que se han producido varios intentos fallidos de FIV, se suele realizar un Diagnóstico genético preimplantacional o DGP, lo que permite realizar un estudio más detallado de los embriones, antes de transferirlos al útero. Si quieres más información sobre el DGP puedes consultar aquí
  • Aumento en el endometrio de unas células que se llaman Natural Killer (NK). La principal función de estas células es la defensa inmunológica, por lo tanto a veces sucede que aquellas células que detectan como extrañas, las destruyen. Puede ocurrir por tanto que como el embrión tiene células que son diferentes a las que tiene la mujer, las células natural killer acaban destruyéndolas e impidiendo así la implantación embrionaria. Por tanto se puede decir que es el propio sistema inmunitario el que ha causado el fallo en la implantación.
Una buena preparación antes de la transferencia de embriones por tanto será clave para minimizar los riesgos de que se produzca una beta negativa.De hecho, algunos especialistas aseguran que la transferencia con más tasa de éxito es la segunda, ya que es cuando el útero  está más preparado y se ha acostumbrado mejor a las hormonas.Por eso, es importante informarse previamente del estado de los embriones que se van a transferir, gozar de un buen estado de salud y analizar las posibles causas de transferencias fallidas.

Según nuestra clínica de reproducción asistida Nova Clinic, una de las de mayor reputación en Rusia, la mayor parte de los casos el éxito o no de una transferencia de embriones en FIV, viene determinada por la calidad de los embriones, y en especial por el material genético aportado por la parte biológica del futuro bebé y del donante de esperma o la donante de óvulo en el caso que sea necesario.

Cómo gestionar la transferencia negativa de embriones?

Primero de todo, hay que tener claro que un resultado negativo en la prueba de embarazo nunca supone un fracaso. No hay que verlo con desesperación, y hay que concentrar toda la energía en que la siguiente transferencia sea la buena. Para eso, hay que confiar en la agencia de gestación subrogada, que tiene que encargarse de analizar los porqués y ofrecer un apoyo psicológico tanto a los futuros padres como a la madre gestante.

De hecho, en procesos de gestación subrogada, debido a su complejidad- hará que a lo largo del camino nos encontremos más de una piedra u obstáculo que habrá que sortear. 

Back to the list




Programa Rusia-Canada