Blog
Utero en retro o invertido y embarazo

¿El útero en retro o invertido dificulta el embarazo?

En la mayoría de las mujeres, el útero se inclina hacia adelante pero en raras ocasiones sucede que el útero se inclina hacia atrás. esto es lo que se conoce con el nombre de útero en retro o invertido o al revés. Alrededor de 1 de cada 5 mujeres está afectada por esta malformación y no está considerada como una situación médica alarmante.

El útero en retroversión no es una anomalía sino una simple característica anatómica. Sin embargo, cuando el útero invertido se debe a la condición ginecológica como la enfermedad inflamatoria pélvica o la endometriosis, puede haber mayor dificultad en concebir.
El útero es un órgano hueco, alojado entre la vejiga (delante) y el recto (atrás), con paredes constituidas por tejido muscular espeso. Después de la fecundación del óvulo por el espermatozoide, en la pared del útero es donde se asienta óvulo fertilizado y por tanto donde se gestara el bebé hasta el momento de dar a luz.

Causas del útero en retroversión

Las causas del útero en retroversión más comunes son:
  • Partos anteriores
  • Cordón umbilical corto
  • Placenta adherida
  • Anomalías congénitas
  • Debilidad del útero
  • Trabajo de parto prolongado
  • Enfermedades uterinas.

Síntomas del útero al revés

En la mayoría de los casos, la inversión uterina no presenta síntomas. 
Pero a veces sí pueden aparecer alguno de estos síntomas:
  • Dolor al mantener relaciones sexuales
  • Dolor extremo durante el período menstrual
  • Dolores en la columna
  • Dolor al orinar
  • Infecciones urinarias
  • Incontinencia urinaria
  • Dificultad en usar tapones.

Conseguir el embarazo con el útero en retro

El útero invertido no afecta la fertilidad de las mujeres ni representa ninguna complicación para un embarazo normal.
La principal consecuencia en el embarazo con el útero en retroversión es la acentuación del dolor en la columna a medida que el tamaño del útero aumenta y presiona los nervios u otras áreas sensibles. Normalmente, el útero invertido no significa que las mujeres no puedan tener un parto normal , pero si  el nacimiento se convierte en un problema, la cesárea puede ser la forma más fácil y más segura para el nacimiento del bebé.
Sin embargo, cuando el útero invertido surge por una enfermedad inflamatoria pélvica o endometriosis , las mujeres pueden tener más dificultades para concebir. 
Por otro lado, también hay que tener en cuenta que como el útero invertido suele provocar dolor al mantener relaciones sexuales, la mujer reduce su actividad sexual, lo que implica a su vez una disminución de sus probabilidades de concebir.

Tratamiento del útero en retro

La retroversión uterina puede tener diferentes grados de gravedad dependiendo de la posición del útero (inversión total, inversión completa, inversión prolapsada, inversión incompleta). Así, el tratamiento será evaluado caso por caso según la observación del posicionamiento del útero, de los síntomas que experimenta la mujer y de las causas que hayan originado esta malformación uterina.
En cuanto a los tratamientos del útero al revés encontramos los siguientes

1)Si la causa es una enfermedad tal como la enfermedad inflamatoria pélvica o endometriosis se lleva a cabo el tratamiento apropiado para combatir la enfermedad.

2)Ejercicios pélvicos: La eficacia de los ejercicios pélvicos para ayudar a mantener el útero en su debido lugar no es algo que esté aceptado por todos los expertos.

3) Colocación de un pesario o dispositivo: Lo que se hace es colocar de forma temporal o permanente de un dispositivo de plástico o silicona para ayudar al útero a permanecer orientado hacia adelante. Sin embargo, esta técnica tiene un riesgo ya que puede provocar infección e inflamación uterina y puede causar dolor y / o molestias para la mujer durante las relaciones sexuales.
4) Cirugía: Para reposicionamiento, por laparoscopia (técnica quirúrgica poco invasiva que permite hacer procedimientos quirúrgicos en la cavidad abdominal y pélvica), del útero sobre la vejiga.

Back to the list




Programa Rusia-Canada